ELABORA TU PROPIA CERVEZA
 

Botellas

Deben ser botellas resistentes a la presión. En caso contrario podrían explotar. Es preferible que sean verdes o marrones para no dejar pasar la luz. Se pueden reutilizar botellas de 33cc y de 50cc retornables, pero no las de cerveza de litro que no aguantan la presión. También se pueden utilizar botellas de 75cc de cava o champán.


La Temperatura

Una gran influencia en la calidad de la cerveza es el mantenimiento de la temperatura adecuada en cada etapa de su preparación. Es muy importante, en particular, en la primera fase de la fermentación (21-27ºC).

Si la temperatura excede los 27ºC, la espuma puede salir del fermentador y contaminarse. Si supera los 30ºC las levaduras podrían morir. Al superar los valores de las temperaturas recomendadas, las levaduras pueden dejar de trabajar finalizando precozmente la primera fermentación. Del mismo modo, la situación podría ser similar cuando la temperatura baja de los 21ºC. Si en este estado (con el azúcar no completamente fermentado), se embotella la cerveza, con condiciones favorables se iniciaría de nuevo la fermentación, pudiendo causar la explosión de las botellas.

 

Reducción del alcohol

Si desea obtener una cerveza con un contenido de alcohol inferior, hay que reducir la cantidad de azúcar en el mosto antes de la 1ª fermentación. Sin embargo, la cantidad de azucar no debe ser inferior a 250gr.

Con 1Kg de azúcar se alcanza un 5,2% de alcohol. Con 750gr de azúcar:  4,6% de alcohol. Con 500gr: 4,0% de alcohol. Con 250gr de azúcar: 3,4%.

Debido a la necesidad de la saturación de la cerveza con el CO2, no se debe cambiar la cantidad de azúcar añadida a las botellas antes de que empiece la 2ª fermentación.

 

Errores comunes

- Si se para la 1ª fermentación en el cubo y la densidad no ha alcanzado el valor indicado, puede ser debido a que no se han respetado los valores indicados de temperatura. Si la temperatura ha bajado, hay que subirla y comprobar que sigue la fermentación. Si la temperatura ha subido demasiado puede haber matado a las levaduras, en este caso, hay que incorporar un sobre de levadura, airear la mezcla y dejar reposar por lo menos 2 días.

- Demasiado CO2 en la cerveza puede provenir de una cantidad excesiva de azúcar añadida a las botellas o la falta de mantenimiento de la temperatura adecuada durante la 1ª fermentación. Puede haber riesgo de explosión de las botellas.

- Si se forma una capa de burbujas en la superficie del mosto con un olor desagradable, un sabor ácido, etc. puede deberse por la contaminación en la fermentación, debido por ejemplo, por no lavar el equipo lo suficiente, realizar la fermentación en temperaturas no adecuadas o llenar las botellas con demasiada cantidad de cerveza.

 

Consejos

Es posible mejorar considerablemente el cuerpo y sabor de la cerveza sustituyendo la mitad de azúcar por extracto seco de malta. También se puede sustituir el azúcar por dextrosa, que completa mejor la fermentación.

Hay potenciadores ("enhancer") compuestos por extracto de malta y dextrosa que se utilizan sustituyendolos por la misma cantidad de azúcar.

También es posible sustituir el azúcar después de la 1ª fermentación, antes del embotellado, por dextrosa.

Nuestra paciencia durante la maduración (embotellada y almacenada a baja temperatura) se verá gratamente recompensada. Durante los 2 primeros meses irá mejorando día a día.